La derecha dura de Meloni vence en Italia y sacude la Unión Europea

La derecha dura de Meloni vence en Italia y sacude la Unión Europea

Claves de las elecciones 600 escaños, una ley imposible y el premio a las coaliciones

La derecha ha ganado las elecciones italianas y se perfila para volver al poder una década después. Las urnas, con una abstención récord, abren también la puerta a que la derecha más dura, la de Giorgia Meloni, llegue a Palazzo Chigi por primera vez en la historia, cerrando para siempre una era, la que la República inauguró sobre el pilar del antifascismo con las cenizas de la Segunda Guerra Mundial aún humeantes.

«Los italianos han mandado un mensaje claro, quieren un Gobierno de centro derecha guiado por Hermanos de Italia. Es una noche de orgullo, de reivindicación, de lágrimas, de sueños y recuerdos, que dedicar a los que ya no están y merecían haberlo visto. Pero éste es sólo el punto de partida, no de llegada. Italia nos ha elegido y no la traicionaremos. Si gobernamos, lo haremos para todos, con el objetivo de unirnos de nuevo», ha celebrado al borde de las 3 de la mañana la gran vencedora en un hotel al norte de la capital.

El recuento, en línea todas las encuestas de las últimas semanas, certifica a una victoria aplastante de la autoproclamada coalición de centro derecha (Hermanos de Italia, Liga, Forza Italia) con en torno al 44% de los votos. La coalición del centro izquierda, que une al Partido Democrático de Enrico Letta con los ecologistas y la escisión liderada por Luigi di Maio, lograría un 26% y el Movimiento Cinco Estrellas, que optó por concurrir en solitario, el 15%. El Terzo Polo, la opción centrista del ex primer ministro Matteo Renzi y Carlo Calenda iría a continuación con cerca del 8% de los votos.

Italia Vota

El porcentaje, sin embargo, es engañoso. Sobre esa base la unión de la izquierda, el centro izquierda y el centro estaría por encima, pero el sistema italiano es mixto, parte mayoritario y parte proporcional, y las estimaciones de los expertos indican que con esas horquillas la derecha obtendría cómodamente la mayoría absoluta. La horquilla de la RAI da entre 232 y 252 diputados en la Cámara sobre 400.

Pero incluso si fuera así, no hay nada firme tampoco. En las próximas semanas los partidos deben negociar para escoger la presidencia del Senado y de la Cámara de Diputados, y después el presidente Sergio Mattarella hará una consulta con todas las fuerzas y designará a la persona que tenga más posibilidades para que intente formar un Ejecutivo. Podría y debería ser Meloni, que se convertiría en la primera mujer al frente del Ejecutivo y además la primera ministra más a la derecha del país desde Mussolini, pero aunque raro y casi impensable, no es imposible que sea otra cosa. Para conocer los resultados definitivos habrá que esperar hasta el martes o el miércoles, con el recuento de los votos del exterior. Y para el desenlace palaciego, al menos hasta finales de octubre o principios de noviembre.

Elecciones Italia 2022. Resultado

La participación del 64%, nueve puntos más baja que en 2018 al final de la tarde, ha caído a niveles sin precedentes, en línea también con la desidia y falta de interés palpable en los últimos meses. La derecha había multiplicado esfuerzos porque temía que los suyos se quedaran encasa, y la izquierda había hecho un esfuerzo ingente en el sur en las últimas semanas para intentar empujar a los colegios, pero el resultado ha sido nefasto. En ciudades como Nápoles la participación se ha quedado en el 40%. El ‘Partido de la Abstención’ tiene más fuerza que todas las demás y los resultados muestran que, una vez más, la incapacidad de la fragmentada izquierda de comparecer unida, incluso cuando anuncia la llegada del lobo, es demoledora. Juntos, quizás, habrían sido competitivos, pero sobre todo han hecho campaña atacándose los unos a los otros con ferocidad.

El resultado, aunque esperado, supone un giro notable. La última vez que la derecha ganó las elecciones y pudo llevar a su líder en solitario al Palazzo Chigi fue con Silvio Berlusconi, que cayó en 2011 y no ha salido de la oposición. Desde entonces habían sido todo gobernantes tecnócratas (Mario Monti, Mario Draghi) o de izquierda (Enrico Letta, Matteo Renzi o Giuseppe Conte), aunque la Liga fuera parte del equipo de este último.

En 2018 las elecciones las ganó, con mucha diferencia, el Movimiento Cinco Estrellas, que llegó al 32,7% de los votos. Cuatro años y un Mario Draghi después se hunden según las estimaciones al 15%. El Partido Democrático, segundo en 2018, se mantiene en los mismos niveles, sobre el 18-20%. La Liga, que con un Salvini más pujante llegó entonces al 17,4% bajaría ahora casi a la mitad, trasvasando sus bases a Meloni. Y lo mismo le pasa a Berlusconi, que bajaría del entorno del 14% de las últimas generales al 7%, aproximadamente.

Salvini y Letta son lo dos grandes perdedores de la jornada, junto al todavía ministro de Exteriores, Luigi di Maio, que se escindió de Cinco Estrellas, creó un nuevo partido y ha perdido el escaño, al no llegar al mínimo necesario para tener representación. El primero queda tocado, sobre todo con los suyos, que le están reclamando una vuelta a los orígenes, a la pureza, a concentrarse en el norte. El ex primer ministro, que volvió de su trabajo académico en París para intentar resucitar a un PD herido, deja unos resultados en mínimos históricos y carga con la responsabilidad de no haber intentado unirse a Conte. Tendría que haberse tapado la nariz, renegado de parte de lo que cree, pero la causa, dicen sus críticos, lo justificaba.

«El centroderecha será mayoría en el Parlamento pero no lo es en el país. Este cortocircuito es el resultado de una ley electoral con la que no estamos de acuerdo. Por eso lucharemos contra esta ley en el nuevo Parlamento para dar mayor representatividad a la ciudadanía», lamentó el presidente del Movimiento 5 estrellas, Giuseppe Conte, señalando que el Movimiento 5 Estrellas fue la primera fiesta en el Sur. «Seremos la avanzadilla para la concreción de una agenda progresista, un proyecto de país que apunte a la inclusión social y a una verdadera y no fingida transición ecológica. Veremos si el Partido Democrático nos sigue pero sin ningún cartel ni coalición», añadió.

Hermanos de Italia, creado en 2012 por Meloni, que fue diputada de la Alianza Nacional de Gianfranco Fini y ministra de Juventud con Berlusconi, ha revolucionado el panorama. El 2018 consiguió poco más del 4% de los votos, apenas por encima del umbral mínimo para lograr representación, pero ahora se ha impuesto multiplicando por cinco aquellos resultados. Un partido de origen, inspiración y todavía reminiscencias postfascistas que ha sabido vender una idea de moderación en los últimos tiempos y ha sabido canalizar la ira, la frustración y el agotamiento de los ciudadanos.

Meloni ha dicho en su comparecencia que la campaña «había sido fea, agresiva, violenta» y que su partido había sufrido muchos ataques, pero ha asegurado que trabajará par tender puentes. «La situación hacia la que va Italia, la UE, requiere un clima sereno, respeto reciproco, que es la base de todo sistema democrático. Hay italianos que no se fían de las instituciones, mi misión es reconstruir la relación entre el estado y los ciudadanos», ha indicado.

Con todo, la victoria en las urnas es sólo la primera parte, y no forzosamente la más difícil. Ahora se abren las negociaciones y en ese rol Fratelli no tiene la experiencia de sus aliados y de sus rivales, sobre todo Il Cavaliere, cuyas maniobras seguramente han empezado ya esta noche. La coalición quiere la presidencia de las dos cámaras pero eso requiere habilidad diplomática y saber coordinar sensibilidades y repartir cargos.

Berlusconi, de vuelta ya de todo, fue grabado este domingo con unos simpatizantes diciendo que Salvini era «bueno, pero no ha trabajado nunca», y perfilándose como muñidor en la sombra de los movimientos. «Intentaré ser el director del Gobierno», aseguró. El leguista, encajando bien, respondió poco después en las redes sociales: «Diga lo que diga Silvio, yo le quiero igual».

Pero esas buenas relaciones, espoleadas por la victoria, pocos creen que puedan durar mucho. Hoy se abre una nueva fase, pero también empieza la cuenta atrás para la caída del Ejecutivo que aún no ha nacido. La historia contemporánea dice que los gobiernos duran de media poco más de un año, da igual su composición, y los intereses y ambiciones de sus integrantes se demuestran siempre irreconciliables.

Meloni, si todo le sale como espera, será primera ministra, pero rodeada de socios que pueden apuñalarla, entre enorme desconfianza internacional, con una oposición que será muy poco colaborativa y en medio de una crisis energética salvaje, con inflación, una posible recesión y los ecos de la guerra en Ucrania.

La victoria de la derecha dura, de la ultraderecha, es una sacudida en Italia pero puede ser un terremoto para la Unión Europea. Meloni no sólo presume de sus simpatías por Viktor Orban y una deliberada ambigüedad hacia la Rusia de Vladimir Putin, sino que aboga por una Unión más pequeña, que devuelva competencias a los estados. Una «Europa de las naciones». Las primeras felicitaciones han llegado de Budapest, Varsovia, de la AfD alemana o del ex primer ministro trumpista de Eslovenia.

Se le suma en la coalición la Liga de Salvini, que forma parte del grupo más radical de la Eurocámara, Identidad y Democracia, y que esta misma semana se ha manifestado en el centro de Roma en la sede de la Comisión Europea pidiendo la dimisión de su presidenta, Ursula von der Leyen. Y luego está Forza Italia, el partido que se ha autoerigido como «garantía de Europeísmo», pero cuyo líder supremo, Silvio Berlusconi, ha conmocionado estos días justificando la invasión de Ucrania y diciendo que Putin «sólo quería sustituir a Zelenski por gente de bien».

En Bruselas temen y prevén choques fuertes en temas económicos, en temas migratorios y una posible pinza con Hungría y quizás incluso Polonia en la cuestión de Estado de Derecho, una alianza ideológica que pueda bloquear temas, vetar sanciones y forzar la retirada de ciertas posiciones comunes. En último año y medio, con Draghi, ha sido todo muy plácido y la Unión se prepara para que vuelvan las turbulencias, pero esta vez no en un momento de calma, sino en medio de una guerra y con una crisis energética mayúscula.

Ya de madrugada, esperando a los resultados definitivos y sin demasiada efusividad, entre algunos aplausos de sus partidarios pero sin una gran celebración, Meloni ha cerrado su comparecencia citando a San Francisco para resumir la trayectoria de Fratelli y dedicándoselo a los que llevan años diciendo que fracasaría: «Empiezas haciendo lo necesario, después lo posible y luego acabas viendo que puedes lograr lo imposible«.