El reglamento europeo prohíbe «presiones» del Gobierno como las que ha sufrido el INE

El reglamento europeo prohíbe «presiones» del Gobierno como las que ha sufrido el INE

El presidente del INE presenta su dimisión tras chocar con el Gobierno y Economía lo disfraza de un «proceso de refuerzo»

Juan Rodríguez Poo presentó este lunes su dimisión como presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), después de meses en los que el Gobierno ha cuestionado en público la labor y metodología del Instituto, incumpliendo así el principal reglamento europeo relativo a la estadística comunitaria.

La «independencia profesional» es el primer principio estadístico por el que deben regirse las estadísticas europeas en su desarrollo, elaboración y difusión, según recoge el Reglamento nº 223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de marzo de 2009, en su artículo 2.1.A. Hay que tener en cuenta que los reglamentos europeos «son actos legislativos vinculantes y deben aplicarse en su integridad en toda la UE», tal y como recoge el derecho comunitario y como figura en la propia página web del INE.

«Las estadísticas deben desarrollarse, elaborarse y difundirse de modo independiente, sobre todo en lo que respecta a la selección de técnicas, definiciones, metodologías y fuentes que deban utilizarse, y al calendario y el contenido de cualquier forma de difusión, y la ejecución de dichas funciones permanece libre de toda presión de los grupos políticos o de interés o de las autoridades nacionales o de la Unión», recalca ese artículo.

No tienen cabida, por tanto, recomendaciones públicas de cualquier miembro del Ejecutivo sobre los indicadores que debe medir el instituto -como las que ha hecho la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, sobre el uso del llamado «PIB diario», que sí ha recuperado según ella el volumen previo a la pandemia a diferencia del PIB, que se mantiene un 3,6% por debajo según los últimos datos del Banco de España-; ni tampoco sobre las fuentes de información que debe utilizar, como ha ocurrido en el debate sobre la medición del precio de la energía en el mercado libre para calcular el IPC.

Más allá de la independencia que debe guiar al INE en su labor, el reglamento apunta a la no injerencia por parte de los poderes públicos.

«Los presidentes de los INE (…) actuarán de forma independiente al llevar a cabo sus funciones estadísticas, sin solicitar ni aceptar instrucciones de ningún gobierno, institución, órgano u organismo», se recoge en el artículo 5 Bis, en su apartado tercero.

Además, «tendrán la competencia exclusiva para decidir sobre los procesos y los métodos, estándares y procedimientos estadísticos, así como acerca del contenido y el calendario de las comunicaciones y publicaciones de las estadísticas desarrolladas, elaboradas y difundidas por el INE; y tendrán competencia para decidir sobre todos los asuntos relativos a la gestión interna del INE».

El Gobierno no puede imponer índices. La presión ha sido tal que el presidente ha optado por dimitir

Asociación de Estadísticos Superiores del Estado

«Se trata de un incumplimiento muy grave«, apuntan a EL MUNDO fuentes cercanas al organismo. De hecho, Luis Garicano, eurodiputado de Ciudadanos, ha pedido a la Comisión Europea que se pronuncie al respecto.

El Gobierno quiso camuflar el lunes la dimisión del ya expresidente del INE dentro de una reforma legal y la elaboración de un nuevo estatuto para el organismo que se está elaborando con el objetivo de reforzarlo. «En las próximas semanas el Consejo de Ministros aprobará un nuevo Estatuto para el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el relevo en la presidencia del organismo (…) Se abre un proceso de sustitución para este puesto que se espera cerrar en las próximas semanas«, anunciaba el Ministerio de Asuntos Económicos.

El departamento que dirige Calviño no ha querido confirmar si Israel Arroyo, quien dimitió la semana pasada como secretario de Estado de Seguridad Social, será su sustituto, tal y como desveló la semana pasada El Confidencial. De ser cierto, por primera vez el presidente del INE procedería directamente de un gobierno.

La Asociación de Estadísticos Superiores del Estado, que ayer antes de la dimisión mostró su apoyo al presidente, ha valorado para EL MUNDO que «no se pueden realizar injerencias de índole político en temas estadísticos» y ha defendido que «durante más de 30 años nunca se ha cesado al presidente del INE por motivaciones cómo que no te guste la fórmula estadística utilizada para calcular un indicador».

«La ciencia que está detrás de la estadística viene determinada por la normativa europea, para evitar que se falseen los datos en cada país. Desde hace dos semanas hay intentos de injerencia contra el antiguo presidente del INE con la idea de que el Ministerio de Economía va a crear un nuevo índice que no está reglado por la UE y que no sirve para nada. La normativa de Estadística dice que esto no puede ser. El Gobierno no puede imponer índices. La presión ha sido tal que el presidente ha optado por dimitir«, apuntan fuentes de la Asociación, que se integra en la Federación de Asociaciones de Cuerpos Superiores de la Administración General del Estado (FEDECA)

A esta sucesión de acontecimientos han seguido una cascada de reacciones de organizaciones, asociaciones, agentes sociales, economistas y, sobre todo, políticos, que han cerrado filas con el Instituto y han criticado el intento de injerencia por parte del Ejecutivo, comparándolo con el que ha llevado a cabo en otras instituciones del Estado, como el CIS o la Fiscalía General.

«La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, trasladó hoy su respaldo a la plantilla del Instituto Nacional de Estadística (INE) y exigió al Gobierno que respete la profesionalidad e independencia de este organismo. Desde CSIF lamentamos las circunstancias que han motivado la renuncia al cargo de su presidente, Juan Manuel Rodríguez Poo, y exigimos al Gobierno explicaciones sobre las razones que han motivado esta dimisión», ha recalcado el sindicato en un comunicado.

Han defendido que «El INE es un organismo que en su historia ha tenido una imagen y credibilidad intachables y este acontecimiento, al que preceden críticas carentes de objetividad del propio Gobierno, sólo hace que el sistema público se vea denigrado«.

«Por tanto, pedimos una explicación más amplia y que se reconduzca la imagen del INE. CSIF subraya que nunca se ha discutido la profesionalidad del organismo, cuya labor se caracteriza por la imparcialidad, la transparencia en la recogida de datos y por encima de todo, la absoluta independencia frente a cualquier Gobierno. Además, toda la información que se recaba está validada por la agencia Eurostat y por tanto se integra con el resto de los datos a nivel europeo», han subrayado.

También ha defendido su labor la CEOE. «No puedo entrar en por qué o cómo es la dimisión del presidente del INE, pero en cualquier caso sí reclamo y defiendo la independencia del organismo. Creo que es fundamental, es un organismo de mucho prestigio, siempre lo ha sido y es muy importante para todos, para analizar los temas», ha defendido su presidente, Antonio Garamendi.

«Es muy mala noticia la injerencia. Nada es mas importante que la independencia de las casas de análisis publicas para la salud de la democracia», ha defendido por su parte el think tank EsadeEcPol.

El grupo parlamentario popular en el Congreso ha mostrado su preocupación en conversación con este medio. «Nos parece muy preocupante, sobre todo por las noticias previas. El INE como responsable de las estadísticas nacionales es uno de los pilares de un país serio. Y las declaraciones de Calviño poniendo en tela de juicio la bondad de los indicadores clásicos y los rumores de cese del presidente seguidos de su dimisión justo cuando acaban de revisar un 33% a la baja el crecimiento del PIB pueden dar lugar a un grave daño para la credibilidad de España».

El propio presidente del partido, Alberto Núñez Feijoo ha calificado de «pésima noticia» la dimisión para la credibilidad de España. «Ver como se cesa al director del INE porque el Gobierno no está de acuerdo con las estadísticas oficiales en materia de crecimiento económico y de inflación es sin duda alguna un error que afecta a la credibilidad, la fiabilidad y la reputación del reino de España«, ha afirmado.

Desde Ciudadanos, su líder, Inés Arrimadas, ha señalado en Twitter que «es imprescindible impulsar reformas ambiciosas que garanticen la independencia de organismos como el INE y blinden a sus profesionales de las injerencias de políticos sin escrúpulos» y ha acusado a Pedro Sánchez de ser «carcoma para las instituciones del Estado«.

Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid por ese mismo partido, también ha arremetido contra el presidente. «Presumió de controlar la Fiscalía, colocó a un groupie en el CIS, ató las manos del CGPJ y vendió el CNI a los nacionalistas. Esta semana arrasa Indra y provoca la dimisión del presidente del INE. Cuando la realidad no le gusta, Sánchez busca controlar a quien nos la quiere mostrar«.

«Hay pocas cosas más letales para un país que engañarse a sí mismo con las cuentas. La neutralidad de los controladores es lo que diferencia un país occidental, moderno y viable de una dictadura bananera«, apuntaba por su parte Francisco Igea, expresidente de la Junta de Castilla y León.