Lukashenko, presidente de Bielorrusia, a la BBC: «Si los migrantes siguen llegando, no los voy a parar. No vienen a mi país, ¡van al suyo!»

Lukashenko, presidente de Bielorrusia, a la BBC: «Si los migrantes siguen llegando, no los voy a parar. No vienen a mi país, ¡van al suyo!»
Steve RosenbergBBC News

43 minutos

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, le dijo a la BBC en una entrevista exclusiva que es «muy posible» que las fuerzas militares bielorrusas hayan ayudado a los migrantes a cruzar la frontera entre su país y Polonia.

Sin embargo, el líder bielorruso negó que su país los invitara.

Miles de migrantes, la mayoría de Medio Oriente, llevan meses intentando entrar en la Unión Europea a través de Bieolorrusia.

Durante la entrevista, realizada en el palacio presidencial de Minsk, Lukashenko afirmó: «Somos eslavos. Tenemos corazón. Nuestros soldados saben que los migrantes se dirigen a Alemania».

«Quizá alguien los haya ayudado. Pero no voy a poner más atención en esto», agregó.

La UE, la OTAN y Estados Unidos acusan al líder bielorruso de haber atraído a los migrantes hacia la frontera con la falsa promesa de una entrada fácil en territorio europeo para crear una crisis, algo que el mandatario niega rotundamente.

«Les he dicho [a la UE] que no voy a detener a migrantes en la frontera o retenerlos allí. Y si siguen llegando, no los voy a parar, porque ellos no vienen a mi país. Van al suyo», señaló.

«Yo no los invité a que vinieran. Y para ser honestos, yo no los quiero atravesando Bielorrusia», añadió.

Mandato polémico

Lukashenko está en el poder desde 1994. Su última reelección, en agosto de 2020, fue ampliamente rechazada en Occidente e incluso no ha sido reconocida por parte de la Unión Europea (UE).

Fuente de la imagen, Getty Images

Varios organismos y países acusan al gobernante bielorruso de orquestar y crear la crisis migratoria actual en la frontera con Polonia, Lituania y Letonia, como respuesta a las sanciones impuestas por la UE por la brutal reacción contra sus opositores tras las elecciones del año pasado.

Miles de manifestantes y activistas fueron detenidos y la líder de la oposición, Svetlana Tikhanovskaya, fue expulsada de Bielorrusia tras proclamar la victoria.

De hecho, el equipo de Tikhanovskaya ha criticado a la BBC por realizar esta entrevista, señalando que creaba una oportunidad para «darle la palabra a un dictador».

La BBC le preguntó a Lukashenko sobre los reportes de palizas a manifestantes pacíficos e intentamos darle un video que muestra a personas saliendo de un centro de detención en Minsk con lesiones producidas por tortura.

«Está bien, está bien, lo admito», dijo. «Hubo personas golpeadas en el centro de detención de Okrestina. Pero también hubo policías lesionados y eso no lo mostraron ustedes».

Fuente de la imagen, EPA

También le preguntamos sobre los intentos de su gobierno de destruir la sociedad civil, incluido el cierre de 270 organizaciones no gubernamentales desde el pasado julio.

«Masacraremos toda la escoria que ustedes [Occidente] han estado financiando. ¡Oh, están molestos porque hayamos destruido todas sus estructuras! Sus ONG, lo que quieran que sea, a las que les han estado pagando», respondió.

Situación de los migrantes

Al menos 2.000 migrantes quedaron varados en campamentos junto a la frontera entre Bielorrusia y Polonia, hasta que finalmente fueron trasladados esta semana a un refugio cercano.

Se estima que 5.000 migrantes permanecen en Bielorrusia, aunque cientos volaron este jueves de regreso a Irak en un vuelo de repatriación.

Los funcionarios de la UE han acusado al líder de Bielorrusia de un «enfoque inhumano, al estilo de los gánsteres» ante los acontecimientos en la frontera, con la falsa promesa de una entrada fácil a Polonia, pero con el objetivo político de desestabilizar la UE.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.