El Athletic dio la campanada en la segunda semifinal de la Supercopa apeando a un Atlético de Madrid que no solo partía con un ligero favoritismo sobre el papel, sino que incluso logró adelantarse en el marcador. Sin embargo, los goles de Yeray y Nico Willams en la recta final le dieron el pase a los leones a la final del domingo, convirtiendo el césped de Riad en una fiesta.

Raúl Rioja

Sin embargo, muy cerca estuvo esta de terminar de la peor manera después de una de las últimas jugadas del encuentro. Con el 1-2 en el marcador y el tiempo de descuento llegando a su fin, Giménez le propinó una dura patada a Iñigo Martínez que enmudeció al estadio.

La repetición daba más escalofríos aún al ver cómo el uruguayo impactaba con los tacos en la cara de su rival. De hecho, el árbitro amonestó en primera instancia al jugador atlético pero tras ser llamado por el VAR y ver el monitor decidió expulsar a Giménez.

Afortunadamente la acción no fue a más y pese a requerir la entrada de las asistencias médicas, quedó solo en un susto pese a los gritos de dolor de Iñigo Martínez tras la falta.